Quiénes Somos

Hola amiguitos!

Me voy a presentar, soy una paloma y me llamo Currita. Llevo en Baratze desde que se abrió por primera vez en 1990. El primer día en cuanto vi a este grupo de personas trabajar en Baratze que además querían probar una nueva forma de enseñar a los niños y las niñas, pensé que estaban locos, que una granja no era el mejor sitio para jugar, y mucho menos para aprender.

Sin embargo, con la ilusión que tenían, empezaron de inmediato a trabajar unidos, para que todo aquel que quisiera saber más sobre mi amiga la naturaleza pudiera hacerlo mientras se lo pasaba genial.

¡Vaya si lo consiguieron! han pasado muchos años y muchos niños que vinieron, ya no lo son tanto. Hoy, tengo millones de amigos en todo el mundo y cada vez que me vienen a visitar aprenden algo nuevo.

Yo creo que ahí está el truco, en que un montón de gente preparada, con experiencia pero sobre todo con ilusión apueste por los chicos y chicas más jóvenes. Aunque tengo que decir que también ayuda mucho que encontraran mi caserío; porque sin las campas, la casa, la cuadra, el bosque y todos mis compis los animalitos, la verdad, no sería lo mismo.

Aleteos y picotacitos
Currita
Muchas gracias por todo Currita.

La verdad es que cuando decidimos lo que iba a ser Baratze pensamos mucho en los colegios que tienen que enseñar a los niños y niñas todo tipo de cosas, y también en los padres y madres que quieren que sus hijos aprendan pero sin que tengan que dejar de pasarlo bien. Por eso, adaptamos las actividades para cada caso, y su experiencia puede ser siempre diferente, especial y divertida.

Queremos que aprendan mucho, pero en la propia naturaleza, acercándoles y haciendo que sean ellos: los chicos y chicas que vienen, los que vivan esta aventura educativa, que sea una experiencia inolvidable y para toda la vida.

Los profesores y profesoras de Baratze