Motivos por los que los niños deberían tener más contacto con la naturaleza

Los niños necesitan  más contacto con la naturaleza.


Los niños de hoy en día han crecido con Internet, los móviles inteligentes y las redes sociales. Aunque estos dispositivos facilitan mucho la conexión con los amigos, también mantienen a los niños dentro de casa y desconectados de la naturaleza. En lugar de pasear por los parques o ir de excursión con la familia, hoy pasan la mayor parte del tiempo dentro de casa viendo series o jugando a los videojuegos. 

Los niños y naturaleza deberían ir de la mano en el ocio familiar. La falta de actividades al aire libre, como, por ejemplo, una visita en familia a una granja, está provocando múltiples problemas personales y emocionales en los jóvenes, como la depresión, la ansiedad y la incapacidad de empatizar con los demás. Las consecuencias que se derivan de la desconexión de la naturaleza pueden ser muy perjudiciales a largo plazo. 

En este artículo se hablará de cómo la desconexión de la naturaleza repercute en el crecimiento personal de los niños y por qué realizar más actividades en la naturaleza es beneficioso para evitar problemas de salud como los que explicamos a continuación

 

Depresión y aislamiento

Uno de los mayores problemas de la falta de actividades en la naturaleza es la depresión. Los niños que no tienen una conexión con la naturaleza son más propensos a sufrir de soledad crónica y sentimientos de aislamiento. Las investigaciones demuestran que la mayoría de ellos están mucho más solos que hace tres décadas pese a los “seguidores” en las redes sociales. Relacionarse con otros niños al aire libre y dejar de lado tanta pantalla fomenta sus habilidades sociales y aprender a relacionarse con los demás. Habilidades que son básicas para un correcto desempeño a lo largo de la vida.

 

niños y naturaleza

Niños y naturaleza contra la Ansiedad

A menudo, la ansiedad está causada por estilos de vida poco saludables y por el estrés. Los niños que pasan la mayor parte del tiempo dentro de casa son más propensos a sufrir ansiedad. Los investigadores han descubierto que los niños que pasan más tiempo al aire libre son menos ansiosos que los que se quedan en casa. Esto se debe a que las actividades al aire libre ayudan a reducir el estrés y a fomentar la confianza en sí mismos.

 

Falta de empatía y confianza en si mismos

Muchos niños también carecen de la capacidad de empatizar con los demás y de confiar en ellos. Cuando los niños pasan la mayor parte del tiempo dentro de casa, es menos probable que desarrollen estas cualidades. Cuando los niños están en la naturaleza, es más probable que conozcan a otros niños, formen amistades y jueguen a algún juego deportivo como por ejemplo el fútbol. Esto les permite desarrollar habilidades sociales y aprender a empatizar con los demás.

Conclusión

Las consecuencias de desconectar de la naturaleza pueden ser muy perjudiciales a largo plazo. En este artículo se analiza cómo la desconexión de la naturaleza repercute en el crecimiento personal de los niños y por qué acercarse más a ella es tan importante para un buen desarrollo personal y emocional. Jugar en la naturaleza fomenta a los niños sean creativos, ganen confianza en sí mismos y desarrollen habilidades sociales.