Nuevas perspectivas sobre la educación y el esfuerzo en los niños

Cada generación deja una huella que perdura en el tiempo, una por la cual ser identificados o recordados. Los cambios conductuales tienen mucho que ver en la educación y esfuerzo en los niños, sin embargo, en el tema confluyen muchas variables que considerar.

La educación y el esfuerzo en los niños

 

Con especial interés se ha debatido estos últimos años sobre una tendencia no tan positiva observada en los jóvenes de hoy día. El desinterés por la educación y el continuo rechazo al esfuerzo se han convertido en rasgos habituales.

Es más, en los estudios sociológicos se ha conseguido obtener una información más detallada que ha conseguido reflejar el porcentaje de jóvenes que están realizando actividades de beneficio (estudios, trabajo, profesiones, etc.).

En este sentido, el panorama puede ser un poco terrible y preocupante. La cultura actual de las nuevas generaciones ha cambiado mucho, desde muchos aspectos. Por ejemplo, la vida virtual se ha hecho realidad, casi hoy en día es posible estudiar, trabajar, y además mantener un entorno social de forma digital.

Aunque la digitalización de muchos procesos es una gran ventaja para el mundo en la inmediatez, la innovación y demás enfoques, puede que esta influencia tenga que ver con el declive de la educación.

¿Qué hacemos para mejorar la educación y la cultura del esfuerzo infantil? ¿Cuál es el verdadero problema? Ahora, odio por el esfuerzo y fanatismo por  lo fácil. El esfuerzo por alcanzar los objetivos y metas de la vida tiene un valor especial, es una herramienta para llegar al punto deseado.
Puede que este conflicto tenga que ver con una fractura social y cultural basada en la educación. Hoy en día, muchos jóvenes prefieren no hacer nada porque es más fácil que mantener un esfuerzo constante por conseguir un objetivo. Sin embargo, a largo plazo esto se convierte en un problema, tanto dentro como fuera de la familia, al intentar vivir en sociedad.

Estos nuevos enfoques sobre la educación y el esfuerzo suponen un gran reto tanto para el profesorado como para los padres de familia. El objetivo a seguir debe ser restablecer esas importantes relaciones tanto con el análisis como con la realización personal a través de actividades productivas.

Esta tarea no es imposible. ¿Cómo conseguirlo? Aquí encontrarás algunas formas de sembrar el valor del esfuerzo.

la educación y el esfuerzo

¿Cómo recuperar el valor del esfuerzo en los niños?

En este proceso hay muchos valores directamente implicados, como la perseverancia, el respeto, la responsabilidad y otros muchos. Impulsar la productividad de los jóvenes, incluso de lo que les guste o les guste, es una labor de comprensión y paciencia. Ten en cuenta los siguientes puntos relevantes:

Resaltar la disciplina.

Enseñar la importancia de ser disciplinado es un buen primer paso. Tener rutinas, acabar cada actividad por difícil conlleva responsabilidad. Esto es muy adecuado para trabajar implícitamente el esfuerzo.

Promueve la excelencia.

Cada actividad que se proponga al individuo, por minúscula que sea, debe estar bien realizada, cumpliendo cada una de las normas establecidas. Fomentar la excelencia ayuda a impulsar el esfuerzo.

Analiza diversas motivaciones.

Cada objetivo puede ser una motivación suficiente para que cada día sea mejor. Ayuda al joven/niño a saber cuál es el objetivo deseado, relacionado con sus emociones, y verás que puede mejorar su rendimiento para lograrlo.

Enseñar la importancia del esfuerzo debe ser hoy uno de los esquemas educativos. Aunque parezca implícito, la realidad parece mostrar otra cara de la moneda. Conectar con los jóvenes a través de sus preferencias puede ayudar a convertirlos en puntos fuertes que les permitan acercarse cada vez más a su mejor versión.

Hay que reforzar la educación, tanto en los colegios como en casa, sólo así se podrán obtener resultados positivos en las generaciones de relevo, haciéndolas más productivas, más fuertes e independientes.

Aquí tenéis las opiniones de una experta en educación:  https://catherinelecuyer.com/

En la granja escuela Baratze  siempre trabajamos la importancia del esfuerzo. A través del desarrollo de la Inteligencia interpersonal, aprenden a convivir y a apoyarse mutuamente. Trabajamos especialmente el trabajo cooperativo.