Campamentos de verano, El papel de los monitores.

Gran parte del desafío que se les presenta a los monitores, es que el niño/a se sienta protagonista de una aventura inolvidable. Los monitores juegan un papel crucial, en la recepción de los participantes, en la integración de todos los chavales y en el desarrollo de todas las actividades.

Hoy queremos dar voz al amplio equipo de profesionales que hay detrás de tanto trabajo, para que los padres conozcan cómo se gestan los campamentos de verano.

¿Qué preparación y qué cualidades debe tener un monitor de campamentos de verano?

El/la monitor/a es ante todo educador/a. Quien trabaja en este equipo parte de la base de concebir todas las acciones realizadas por un dispositivo pedagógico. Para que el/la
niño/a se comprometa en la propuesta ofrecida, los monitores deben de poseer la habilidad de sorprenderlo.

En los campamentos promovemos una Educación personalizada.
Se respeta la identidad de cada niño/a, a sus gustos, ritmos, peculiaridades…. Respetamos las diversidades individuales, intentando que una unidad diversa sea real.

El/la monitor/a tiene que mantener un equilibrio y estabilidad emocional, pautas coherentes de actuación, durante todo el proceso de “educación”. Las normas y exigencias que planteemos han de adecuarse a las características de cada niño/a. También es necesario desarrollar actividades personales, como la escucha activa, capacidad de relación, capacidad de reflexión, creatividad, empatía, actitud positiva y crítica, capacidad de sorprender, capacidad de observación y análisis, etc… También, fortaleza de carácter, control de impulsos, tolerancia a la frustración y vocación por este trabajo.

Incentivamos el dialogo, no el castigo, la prohibición o la amenaza. La idea de no ofrecer recompensas ni aplicar sanciones, tiene como objetivo que el niño/a haga bien las cosas por el mero hecho de hacerlas y por su propia satisfacción. En vez de hacerlo por conseguir un premio o evitar un castigo. Con esto contribuimos al empoderamiento de la persona, la subida de la estima, seguridad y confiada en sí misma.

¿Cómo se montan los campamentos de verano, es decir, cómo se eligen las actividades a realizar?

Las actividades están marcadas por la propia empresa respaldando el campamento. Se programan reuniones previas de equipo antes de cerrar las actividades, en base a demanda e ideas nuevas que surgen de un verano a otro. El monitor debe seguir las necesidades de su grupo, dando e elegir entre veladas, talleres y juegos intentando partir siempre del interés del grupo, incluso cuando nos vemos obligados a ajustar cuadrante.

¿Qué es lo más difícil para un monitor de campamentos de verano?

Combatir el cansancio mental y físico. Es un ritmo muy intenso durante muchas horas y días. De ahí la importancia de la presencia del coordinador/ra, que ha de estar presente, con todo lo que ello implica. Siempre nace el amor auténtico a nuestros niños, si no nace todos los días, muere día a día. Hay que divertirse con ellos cultivando detalles para nuestro grupo. Ningún detalle es pequeño: una palabra dulce suaviza un conflicto, una palabra ofensiva nos distancia. Para cuidar la relación con nuestros niños hay que mantener el diálogo, la comunicación, el respeto y la tolerancia. Si planificamos y reflexionamos el hacer con nuestro grupo, la fluidez de nuestra acción educativa será mayor, y menor será el cansancio. El monitor no solo enseña, es quien dirige o dispone, acompaña a los niños, se deja cuestionar descubre con ellos proponiendo entusiasmo y firmeza. Solo la paciencia infinita produce resultados inmediatos. Una de las herramientas principales de este trabajo, debe ser el cariño (en todas sus formas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.