¿Está mi hijo preparado para dormir fuera de casa?

Los padres envían cada vez más a sus hijos a campamentos. Estas propuestas son muy populares, pudiendo resultar difícil encontrar disponibles sino se mira con tiempo.

Los niños disfrutan de esta actividad lejos de sus padres durante una o dos semanas. La experiencia siempre es gratificante para ellos. Aprenderán a ser tolerantes, convivir con personas que no conocen, harán amigos nuevos, compartirán habitación, juegos, actividades y tomarán decisiones conjuntamente.

¿Cómo saber si tu hijo está preparado para dormir varias noches fuera de su hogar? Hay algunas claves que pueden ayudarte.

1-Cuál es la edad adecuada.

Existen campamentos urbanos o colonias con cuatro o cinco años, durante el verano. Pero la edad mínima recomendable son los seis años, para campamentos de 24 horas y se duerme fuera de casa. A partir de aquí, se recomienda que cuanto antes mejor. Se desarrollarán su autonomía y sus capacidades sociales. Cada familia es diferente y para empezar no hay una edad exacta. Los hijos deben de estar preparados y a veces los padres también.

2-Escuchar a los hijos.

Si surgen cuestiones como preguntar sobre los campamentos de verano, si te cuentan que sus amigos del colegio van a ir y ellos también quieren. Puede que haya llegado el momento.

Una buena opción es hablar con ellos sobre lo que supone estar en un campamento. Para que los padres tengan una idea de si están preparados o no, deberían observar sus reacciones, escucharles y contestar a sus preguntas.

3-Valorar los campamentos de verano adecuados.

Se debe investigar las opciones y tomar una decisión después de visitarlos. El entorno y las actividades del campamento deben ser idóneas para su familia. Para aliviar los miedos que tenga el niño, la visita es un buen momento. Los padres deben asegurarse de que sus hijos están listos y hallar un campamento ajustado a las necesidades del niño. Se debe comprobar que el personal y las instalaciones son adecuadas. Deben de estar seguros de que están a cargo de personas preparadas y de confianza.

4-Qué aportan los campamentos de verano.

El asistir a campamentos, hace que la experiencia del niño se base en el crecimiento personal. Alejarse de sus padres crecerá la seguridad en sí mismo y su independencia. En este sentido los padres deben estar preparados para dejarles ir.

Al integrarse e involucrarse en actividades del campamentos, son ayudados por los monitores. Se hacen más tolerantes conviviendo con personas que no son de su entorno. Potenciándose así sus aptitudes sociales y capacidad de relacionarse. Aprendiendo también a trabajar en grupo y el valor de cooperar.

5-No presionar a los niños

Si tus hijos rechazan los campamentos de verano, puedes descubrir sus preocupaciones al respecto. Como echar de menos la casa o se quieren volver antes. El personal está preparado para lidiar con estos conflictos iniciales. Para quitarles los miedos, pueden hablar con padres e hijos para disipar los miedos. La añoranza dura uno o dos días. Lloran una semana después al echar de menos a los amigos del campamento.

Se acercan los campamentos de verano. Preguntas frecuentes.

Al comenzar las vacaciones, también comienzan los quebraderos de cabeza para los padres, por mantener entretenidos a los niños en los tres meses de verano. Pero… ¿cómo elegir correctamente?

El punto de partida en común, es que los niños aprendan divirtiéndose. Sin embargo la oferta es muy diversa, por ello se necesitan claves para que estudiemos a fondo el número de opciones.

¿Qué tipo de campamento?

El punto de partida en común, es que los niños aprendan divirtiéndose. Sin embargo la oferta es muy diversa, por ello se necesitan claves para que estudiemos a fondo el número de opciones.

¿Dónde se encontrará ubicado?

Existen dos factores: 1º la distancia del hogar. 2º las características buscadas del campamento: será de aventura, montaña, vela, cerca del mar o de idiomas.

campamentos de verano

¿Qué tamaño tendrá el campamento? 

Al enviar a nuestros hijos a un campamento, no es lo mismo la cantidad de niños aceptados. Todos suelen tener un tamaño considerable, pero también hay campamentos para pocos niños. Con estos la atención es más personalizada, y hay más relación entre monitores y padres.

¿Cuánto quiero que dure el campamento?

Como en todos los anteriores, hay campamentos para todos los gustos. Por ello, muchos de ellos ofrecen varias opciones adaptándose a las necesidades de los padres. Se puede hallar campamentos solo de lunes a viernes, con una duración de tres meses.

Claves para elegir el campamento adecuado.
Sabiendo el campo de búsqueda , nos queda una gran oferta de campamentos. Los campamentos se adaptan a los gustos e intereses de nuestros hijos, por ello hay multitud de destinos precios y actividades.

Los expertos informan sobre varias cuestiones, entre ellas (la más importante), contar con el beneplácito del niño para tomar una buena decisión. Sino es posible el recogerlos y traerlos a casa.

Estas son las claves que no debemos olvidar:
— El niño debe participar en la decisión y debe estar de acuerdo.
El pasarlo bien, conocer amigos nuevos y aprender cosas que no conocía son detalles que los padres deben enseñar al niño e involucrarle en el proceso de selección y elección del campamento. Es imprescindible que no se sienta castigado u obligado.

Hay que tener en cuenta la edad y los gustos del niño.
No todos los niños están preparados para determinados tipos de campamento. Los padres deben prestar atención, aunque normalmente los campamentos de organizan por rangos de edad, porque el niño puede sentirse desplazado o solo al ser el único niño de esa edad.

Prestar mucha atención a la organización y verificar si son de confianza.
Hay que guiarse por las recomendaciones y consejos del entorno. Preguntar en el colegio si colaboran con alguna organización. Si lo que busca no lo oferta el centro, para no errar en la elección, es fundamental pedir consejo a otros padres.

Tener referencias de los monitores, así como información de los responsables del campamento. (si están cualificados, si habrá el número suficiente para tener atendidos a todos niños).

Ventajas de los campamentos de verano.

Es posible que te estés planteando llevar a tus hijos a un campamento si quieres que pasen las vacaciones aprendiendo y de forma divertida.

¿Te animas a descubrir las ventajas que traen consigo esas propuestas?
Toma nota para adoptar una decisión firme y acertada:

Las ventajas de los campamentos de verano.

1º Son muchos los padres que no dudan en mandar cada año a sus hijos a un campamento de verano. Pues tienen claro que es una alternativa beneficiosa para los niños, teniendo en cuenta las ventajas asociadas:

Realizar un sinfín de actividades lúdicas, es un manera de que los menores se lo pasen bien.

Hay que saber que existen campamentos tematizados, es decir que los hay: de idiomas, de cocina, de danza, de deporte… Gracias a esto, los menores tienen la posibilidad de divertirse, aprendiendo sobre algo que les gusta.

A la hora de conseguir que los niños mejoren en sus habilidades sociales, este tipo de propuestas son una estupenda alternativa. Al estar con menores que desconocen, pueden llegar a comunicarse y forjar una amistad.

Para que tus hijos empiecen a desarrollar su independencia y autonomía, es considerada una alternativa estupenda.

Otra de las ventajas es que aprenderán valores como el trabajo en equipo, el respeto, la tolerancia o la libertad. Realizarán actividades en grupo con pequeños desconocidos procedentes de distintos lugares del mundo.

En este tipo de propuesta veraniega , la autoestima es algo que se puede mejorar. Con los talleres y competiciones que se hacen, el menor se enterará de que es capaz de hacer cosas que ni imaginaba.

Tampoco hay que olvidar que los campamentos de verano son un gran alternativa, para que los menores valoren a la familia y al hogar que tienen. Para que descubran que no hace falta tener de todo para ser feliz y pasarlo bien, en esos lugares no tendrán comodidades ni caprichos.

10 Divertidas actividades de campamento de verano para niños.

Cada verano vuelven los campamentos de verano y divertidas actividades veraniegas para niños.

Cuando acaba el colegio, los padres no saben qué hacer con sus hijos mientras están trabajando. Los abuelos y el pueblo ayudan, pero hay alternativas más gratificantes para los jóvenes. Los campamentos de verano son un oasis, porque las ciudades son aburridas y las piscinas municipales están llenas. Los campamentos de verano ofrecen días enteros de actividades, haciéndoles pensar solo en divertirse, conocer nuevos amigos y aprender.

Al desconectar, los niños y niñas pasan los días realizando actividades muy originales.
Jornadas intensas, con ejercicios y juegos que ayudan a dar sus primeros pasitos de adulto formándose como personas y a aprender idiomas, siendo supervisados por profesionales. De hecho destacamos 18 actividades, consideradas las más divertidas:

  • 1 Deportes acuáticos

En algunos campamentos, los jóvenes pueden realizar actividades y conocer entornos como: Senderismo de montaña, ríos, barrancos, pozas naturales, etc…
La finalidad de muchas excursiones es: visitar un pueblo tradicional, disfrutar de su gastronomía, historia o arquitectura.

  • 2 Excursiones y senderismo

En algunos campamentos, los jóvenes pueden realizar actividades y conocer entornos como: Senderismo de montaña, ríos, barrancos, pozas naturales, etc…
La finalidad de muchas excursiones es: visitar un pueblo tradicional, disfrutar de su gastronomía, historia o arquitectura.

  • 3 Actividades deportivas

La simbiosis perfecta para los niños es, el deporte, naturaleza, salud y diversión. Son clásicas las competiciones de voleibol, fútbol, baloncesto o hockey, pero se pueden añadir otras más originales como: El aerobic, tiro con arco o esgrima. Muchas de las actividades ayudan a fomentar la colaboración y el trabajo en equipo. Las competiciones giran en torno a la diversión y el compañerismo y no a ganar.

  • 4 Idiomas

Uno de los problemas que tienen los padres es el idioma, por ello quieren reforzar a sus hijos en este aspecto mandándolos a campamentos de verano en inglés. Se pueden elegir de varios tipos: cómo por ejemplo intensivos de idiomas en España o campamentos residenciales en el extranjero. Así los niños pueden vivir una experiencia

  • 5 Escalada y montaña

A los niños y niñas les encanta subir a los árboles, balancearse y saltar de una rama a otra. Los circuitos multiaventura con tirolina son una de las actividades de campamento de verano para niños más originales y divertidas que se ofrecen en algunos campamentos de verano multiaventura. Gracias a unas medidas de seguridad profesionales (arnés, casco, guantes, etc.), los jóvenes pueden escalar  y cruzar de árbol en árbol  a base de tirolina y poleas.

  • 6 Caballos e Hípica

Una de las actividades favoritas de campamento para los niños son los paseos a caballo.
Sobre ellos pueden hacer rutas en grupo. Esta experiencia es útil para que no tengan miedo a los animales, aprendiendo un nuevo deporte, disfrutando de una experiencia inolvidable!

  • 7 Talleres de gastronomia

A los menores les fascina aprender cosas nuevas. Los niños se involucran y se divierten con talleres de cocina, dando sus primeros pasos culinarios y aprenden a comer alimentos saludables.

  • 8 Medio Ambiente y reciclar

Los niños deben de entender que es cuidar del planeta. Por eso las actividades mas interesantes, que tienen que ver con el contacto natural y animal, elaboración de alimentos naturales y concienciación de los recursos del planeta.

  • 9 Fiestas y noche de verbena

Hay noches festivas, en las que los jóvenes se construyen sus propios disfraces, creando coreografías en grupo e interpretando personajes, acompañado de cenas y músicas. Se trata de una de sus actividades favoritas.

  • 10 Un día en la granja

Los niños y niñas se asombran al observar la elaboración de un queso artesanal o el modo de ordeñar una vaca. Convivir con los animales y entender su importancia para la naturaleza.

Consejos para conciliar este verano y campamentos con los niños.

Hay propuestas sobre cómo compaginar el cambio dude rutinas, como la vida laboral y familiar.

1.La primera clave, no sentirse culpable al no tener vacaciones como tus hijos. Tomándolo como un problema social y cultural. Combinar el trabajo con la familia todavía es un utopia, no es culpa tuya.

2. Organízate con antelación y establece prioridades. Se necesita planificar con antelación las actividades para los niños, mientras trabajas, vacaciones en familia, prevén el gasto, no vaya a ser qué se dispare. Recuerde, para divertirse en verano no hay porque gastar mucho. Organiza tu horario en estos meses sin apurarte demasiado. Pide ayuda si la necesitas, es posible que necesites que alguien lleve o recoja durante esos días a tus hijos. Si sales cansado del trabajo, descansa un rato para que luego juegues con tus hijos. Es bueno que sepan que no eres inagotable y que no estas de vacaciones.

3.La oferta de actividades de verano , es amplia y variada, si tardas en inscribirlos te quedarás sin plaza.

4.Es importante escuchar los deseos, Siempre es preferible elegir una actividad acorde con sus preferencias, para que participe y disfrute mucho mas.

5. ¿Mantener las rutinas en casa o ser más flexibles en verano? Los niños deben mantener el equilibrio, de manera que tengan una rutina junto con momentos que tengan mas libertad.

6. ¿Deberes en verano? Depende de si se considera que ha realizado un buen curso, lo lógico es dejarle descansar. Pero se pueden mantener costumbres como leer un buen libro. Está bien disfrutar de todas las posibilidades distintas que nos ofrece el verano y desconectar de la escuela.

7. En verano también se aprende. Es importante valorar que en vacaciones los niños aprenden y ejercitan otras habilidades, y no solo los contenidos académicos como aprendizaje. Gracias al tiempo veraniego, los niños pueden descubrir cuales son sus verdaderos intereses e inquietudes.

8. Si se aburren un poco, no pasa nada. Aburrirse está bien!, Los niños deben buscar alternativas cuando se aburren. Los padres no tienen que divertirles a cada momento.

9. Cuidado con las pantallas: Con ellas se pasa el tiempo fácilmente. Es bueno reducir su uso en verano, usándolas una vez al día (1 hora, 2 horas).

10. Padres e hijos podemos realizar muchas actividades juntos como, leer, ver una película, disfrazarnos o solo conversar. Es suficiente con ponernos a su altura. Hay que acompañarlos e interesarnos en ellos.