Érase una vez un paraje marítimo alejado del gran ruido, rodeado p la ría de Gernika, playas, ríos, montes, bosques, acantilados y marismas. Se amaba Urdaibai, la reserva de la biosfera en plena costa vizcaína. Era la joya de la zona y el hogar de muchas aves y animales distintos que habitaban en los bosques repletos de miles de árboles diferentes. Todo el que pasaba p aí quedaba alucinado. Sin embargo, quienes más disfrutaban de toda esa exhuberante naturaleza eran los niños y niñas que se asomaban hasta el pequeño vae de Oxina.

En esa recóndita cubeta había un caserío amado Baratze donde se encontraban cada año miles de amigos para vivir increíbles aventuras. Jugaban, bailaban, crían, tocaban, veían, cantaban y aprendían como nunca lo habían hecho hasta entonces. Descubrían cómo convivir con los demás mientras les enseñaban a trabajar la tierra y a cuidar de los animales de la granja.

Instalaciones

Actividades

Campamentos de Verano

Apunta a tu colegio

Inteligencias Múltiples